GastronomíaPaco Rodero: «En el mundo del vino no se pueden hacer inventos»

22 julio, 20190
https://www.bestrestaurantsinibiza.com/di-contenido/uploads/2019/07/Paco-Rodero-«En-el-mundo-del-vino-no-se-pueden.jpg

La historia de la bodega Pago de los Capellanes comenzó en un pequeño viñedo del pueblo burgalés de Pedrosa de Duero que trabajaban Doroteo Rodero y su hijo Paco. Allí germinó una pasión que años después, en 1996, se convirtió en realidad cuando Paco Rodero y su mujer Conchita Villa recuperaron este y otros viñedos de la zona para proveer de uva a las primeras bodegas de la Ribera del Duero. En aquel viñedo, que en el siglo XIV perteneció a los capellanes del pueblo, empezó todo. El pasado mes de marzo, Paco Rodero y su bodega estuvieron en la isla en el encuentro profesional Tastavins, organizado por Buscastell Vins. «Quiero mucho a esta isla, a la que venimos desde los años 80, cuando empezó la moda Adlib; de hecho, mi hija viene de esta isla», recuerda entre risas y con orgullo Rodero.

No pasa la oportunidad de poder escaparse unos días a la isla.

Ya no voy a muchas presentaciones y catas, eso es cosa más mi hija Estefanía y del equipo comercial, pero cuando se trata de venir a la isla a este evento, procuro escaparme porque guardamos grandes recuerdos de Ibiza, de aquellos años 80.

Dirige una bodega relativamente joven, desde 1996, pequeña y que se ha convertido en un referente mundial, ¿cómo se produce ese salto?

No es un salto, es una evolución, porque en el mundo del vino no se pueden hacer inventos ni cosas raras, hay que estar muy sereno y tranquilo. Nosotros hemos sabido evolucionar. Eso sí, hay que estar con los ojos muy abiertos para ir evolucionando y situándote en cada momento lo que el mercado y la clientela te va demandando.

Hace 15 o 20 años no había tantas bodegas como ahora y hoy en día se encuentran por todos los rincones: variedades, denominaciones… ¿Esta proliferación de vinos y marcas les ha hecho cambiar el modelo de negocio?

No, convivimos perfectamente con el resto de bodegas, porque es un sector que es importante que vayan bien todos, no unos u otros porque entonces nos devaluamos. Lo importante es crear entre todos e ir elevando el nivel. Si las demás zonas van evolucionando, ¿tú que haces? Pues no mirarte el ombligo, evolucionar constantemente, pero no revolucionar. Es evolucionar para colocarte en el sitio que tienes que estar y en el momento que tienes que estar.

¿En qué lugar situaría a España a nivel mundial?

Estamos a un nivel muy bueno. Por ejemplo, tenemos a los vinos franceses que son un referente a nivel mundial. Pues fíjate, para que ellos beban este nivel de vino que tenemos tienen que pagar cuatro veces más. Quiero decir que aquí estamos haciendo unos vinos de gran nivel a un precio asequible y en Francia para llegar aun vino de ese nivel por ese vino pagan cuatro o cinco veces más.

¿Y eso por qué es?

Eso es porque nos llevan 500 años de ventaja. Nosotros no sabemos vender nuestros productos. Francia e Italia nos llevan muchos años de diferencia y saben vender sus productos. He ido muchas veces a Italia y no veo olivos, ¿dónde están los olivos? Yo no los veo para la cantidad de aceite que venden, no los veo. Y voy a Jaén y me vuelvo loco, todo lleno de olivos. Pues eso es lo que pasa que lo compran aquí, luego hacen unas botellas muy bonitas con unas etiquetas muy bonitas y al final lo venden muy bien.

Puro marketing…

El producto es de aquí y nosotros no somos capaces de venderlo bien. Aquí hemos estado cerrados muchos años, con la dictadura, etc. y han sido los años en los que ellos salieron al mundo. Los 40 años que nos quedamos cerrados pesan, es un poso que no se da la vuelta en una generación. Hace falta cultura, creérnoslo. Hemos avanzado mucho, pero aún nos queda.

Comenta que es un admirador de Ibiza, ¿ya ha probado el vino que se hace aquí?

Claro, y me ha sorprendido mucho el vino de Ibiza; creo que tiene unos sabores muy exclusivos. Esta tarde, por ejemplo, he catado tres referencias de una bodega de aquí que también está en Tastavins y francamente me ha gustado. Se nota que están dispuestos a trabajar, a hacer cosas y a superarse.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada Los campos obligatorios están marcados *